Estos helados tienen historia 

Cuando llega el verano todo se disfruta el doble, los sabores se intensifican y los amores parece que duraran para siempre; sin embargo, cuando el verano se va, ese amor se acaba…, Pero nuestra historia es otra, y a través de nuestros icónicos Batonet y Creación 57, demostraremos que una historia de verano puede ser para siempre si lo que les une es amor verdadero.

El Batonet nace un verano en los Estados Unidos de una historia de amor entre Farggi y el buen hacer de las pequeñas heladerías americanas en las que, casualidades de la vida, descubrieron algo que les dejó helados, el stick. Su helado en forma de stick no deja indiferente, su estilo y comodidad causó tal flechazo en Farggi que de ese amor nació nuestro pequeño Batonet (batonnet), que significa “stick” en francés, el idioma del amor. En él se encuentra todo el sabor y calidad de Farggi en formato “take away”. Así es Batonet, puro amor para llevar y saborear en cualquier lugar.

El Creación 57 nace en Menorca en el año 1957 de la mano de Fernando Sintes, el fundador de La Menorquina. Este producto era una mezcla entre pastelería y helado, y fue tan innovador porque tenía 4 sabores: biscuit, bizcocho, canela y café. Es un helado que a los menorquines les transporta a los orígenes de La Menorquina, cuando el “Mestre” Fernando Sintes lo elaboró consiguiendo ese sabor tan característico para los menorquines. El amor hacia el Creación 57 es tan grande que, a día de hoy, se ha conservado el diseño de su envoltorio.

Estos dos helados con historia son los que encontraréis este verano en las playas del litoral mediterráneo, y que os invitarán a viajar al origen del sabor y a compartir la pasión por el helado auténtico.

2017-08-30T14:38:21+00:00

Leave A Comment